La historia detrás de los tres Reyes Magos: Gitana Perla te la cuenta

Cada 6 de enero miles de niños despiertan con la ilusión de encontrar debajo de su arbolito algunos regalos que los Reyes Magos les han dejado. A pesar de que esta es toda una tradición, muchos de ellos no saben cuál es el origen de estos tres personajes.

Es por ello que hoy quiero compartirte el origen de los tres Reyes Magos y el significado de los regalos que estos le dejaron al niño Dios el día de su nacimiento.

El hecho de que sean 3 reyes tiene un significado especial, pues este es el número de la santísima trinidad. Esta cifra nos invita a romper cualquier muro que nos aparte de las personas que tiene diferentes creencias y a buscar algún motivo que nos una.

Melchor

El más grande de los tres, un anciano de Europa que como ofrenda le llevó mirra al niño Jesús, este elemento tiene muchísimas funciones. Una de ellas es la fabricación de perfumes, además se utilizaba en los vinos a modo de anestésico y como preparado para embalsamar los cuerpos.

Baltasar

Este rey mago se caracteriza por ser de raza negra, específicamente africano, que montaba un elefante. Su regalo para el niño Jesús consistió en oro, lo cual representa la nobleza y pureza, también simboliza la realeza y autoridad del niño Dios.

Gaspar

Gaspar, quien era el más joven de los tres Reyes Magos, provenía de Asia, su transporte era un camello, símbolo de la inteligencia y su regalo era incienso. Anteriormente, este elemento no se encontraba en varitas, sino que se encontraba como un preparado de resina que se obtenía de ciertos árboles.

El incienso era empleado en diverso rituales mágicos y religiosos, además lo utilizaban para representar y simbolizar a Dios.

La Bruja Befana

Como sabes, los Reyes Magos fueron guiados con la estrella de Belén hasta donde estaba el niño Jesús, sin embargo, existe una leyenda muy peculiar. Esta historia dice que en su camino, estos personajes se encontraron con una anciana que durante una noche les dio hospedaje.

Al despertar, los reyes la invitaron a acompañarlos pero ella se negó; cuando ellos ya se habían ido, la bruja tomó unos dulces y decidió alcanzarlos. Preguntó en diferentes casas que estaban en el camino y regalaba dulces a los niños, buscando sin cesar a los reyes pero nunca los encontró.

Desde ese momento y hasta la fecha, la Bruja Befana regala dulces una noche antes del día de Reyes, llevando alegría a esos niños bien portados.

Lee también:

¡Sígueme en mis redes sociales!

Relacionado