Las mancias más comunes y las más raras

Las mancias.- ¡Hola de nuevo! En más de una ocasión te he comentado que una de las principales razones para tener esta página web y alimentarla de manera constante es el poder compartir contigo mis conocimientos, así como consejos que te ayuden a mejorar en tu día a día. En esta ocasión, les toca el turno a las macias, y hoy quiero hablarte de las más comunes y las más raras.

¿Qué es una mancia? te estarás preguntando en este momento. Bueno, mancia se le llama a la técnica o acción para predecir o adivinar algo, así de sencillo. Estas se han usado desde el inicio de los tiempos con reyes, emperadores e incluso sultanes, los cuales siempre tenían a sus brujos, chamanes o magos, tal fue el caso por ejemplo del tan popular ‘Mago Merlín’. Pero, en sí, todos los hombres y mujeres que a lo largo del tiempo se han destacado como brujos y brujas, han utilizado mancias.

Dentro de las más comunes suelen ser las cartas, el péndulo, la bola de cristal, o leer la mano. Pero, por otra parte, dentro de las más raras en la actualidad están leer la sangre de algún animal, o leer el excremento de los seres humanos; y una muy peculiar que pocos utilizan y yo en lo personal no la recomiendo para nada y nunca le practicado es leer el cadáver después de 40 días de muerto de una persona. Con esta práctica se busca descubrir los motivos de muerte e incluso lo que va a suceder en el futuro con su familia.

Por último, quiero aclarar que estás son solo algunas de las mancias más populares o raras que existen. En la práctica se pueden realizar con cualquier objeto que tenga la energía de la persona a la que se le hará la lectura.

Recuerda que yo soy tu amiga, Gitana Perla, y que todo en esta vida es energía, sin embargo, no todo es brujería.

¡Dios te bendice!

Lee también:

¡Sígueme en mis redes sociales!

Relacionado

Escaneo corporal: una fantástica técnica de relajación

El escaneo corporal es una fantástica técnica de relajación....

Cómo desintoxicar tu casa siguiendo estos simples consejos

Los objetos también acumulan toxinas y energía negativa. Por...